Reclamar una negligencia médica

La Constitución Española reconoce tu derecho a la vida y a la salud, algo que puede verse afectado en caso de sufrir una negligencia médica.
Para que un caso sea considerado negligente, se deben cumplir al menos tres condiciones:
– Causar daño a una persona, el cual puede ser físico o psicológico.
– El especialista ha actuado de forma irresponsable y poco ética.
– Un nexo causal, es decir, el daño producido por la actuación negligente del médico.